“Somos la leche” de Alba Padró PROXIMAMENTE

Alba Padró, madre de dos niñas, auxiliar de Clínica, asesora de lactancia en el grupo Alba lactancia Materna desde 2003, IBCLC (Consultora de Lactancia Certificada) desde 2008, co fundadora de LactApp y bloggera en el Diari Ara con su blog “Som la llet”.

Alba Padró presenta su primer libro "Somos la leche"

Alba Padró presenta su primer libro “Somos la leche”

Puedo decir que no he conocido nunca a nadie tan apasionado por todo lo relacionado con la lactancia materna como ella, ni tampoco jamás a alguien tan entregado y dispuesto a ayudar a una madre o familia cuando surgen los problemas en esta etapa de la maternidad.

Yo tuve el honor y el placer de conocerla en persona cuando al igual que ella misma con el nacimiento de mi primer hijo empecé a interesarme por la lactancia materna. Decidí formarme y convertirme en asesora de lactancia. Alba Padró fue una de las formadoras de algunos de los cursos que hice, pero es una persona tan cercana que es increible.

Sabía hace años que ella tenía la intención de escribir un libro, y he estado esperando todo este tiempo con muchas ganas de poder recibir la tan esperada noticia, SOMOS LA LECHE, su primer (y espero no el último!) libro ya está aquí, aunque habrá que esperar hasta su lanzamiento el próximo 14 de septiembre para poder hojearlo y disfrutarlo. De todos modos ya puedes reservarlo en el siguiente enlace:

 

>>>SOMOS LA LECHE. Dudas, consejos y falsos mitos sobre la lactancia.<<<

Somos la leche (Alba Padró)

Somos la leche (Alba Padró)

Alba Padró te ofrece en Somos la leche las claves para conseguir que la lactancia sea un acto placentero para ti y tu bebé.

La maternidad es una etapa desconocida, llena de mitos y miedos, si eres madre primeriza. Y si quieres amamantar a tu bebé, debes saber que se puede aprender a dar el pecho, que no es un acto instintivo. Disponer de información y apoyo es vital para poder decidir sobre cada aspecto de la lactancia. Somos la leche responde a las preguntas más frecuentes que se puede hacer una madre primeriza: ¿Cómo me preparo para la lactancia? ¿Qué pasa si mi bebé no se agarra bien o no gana peso? ¿Hasta cuándo debo dar el pecho y cuándo se recomienda el destete? ¿Cómo compatibilizo la lactancia materna con la vuelta al trabajo? ¿Qué cacharros necesito realmente para dar de mamar?

Este libro también da respuesta a otras muchas cuestiones no tan comunes, como son las complicaciones que pueden surgir durante la lactancia, las distintas fases por las que pasa el bebé desde su nacimiento hasta el destete, la donación de leche materna y los grupos de apoyo, cómo inmunizarse ante las críticas del entorno o cómo superar el duelo y la culpabilidad que se siente con el destete o cuando no se puede amamantar con leche materna. Alba Padró es clara en este punto: lo más importante es que la mamá y el bebé se sientan bien.

“Leche a gogó” (Visualización para la lactancia durante el embarazo)

El libro “Meditaciones para realizar durante el embarazo” de Gabriella A. Ferrari, de Ediciones Oniro, está actualmente descatalogado y fuera del mercado. Es un libro con ejercicios de relajación, visualizaciones y masajes para ayudar a estrechar el vínculo con el futuro hijo durante la etapa prenatal.

Meditaciones para realizar durante el embarazo

Meditaciones para realizar durante el embarazo

Os compartimos esta visualización, que en el libro está en el capítulo dedicado al Séptimo mes del embarazo, en el que la autora presenta ejercicios destinados a reforzar la confianza en si misma y a sustituir vivencias negativas por otras positivas. Sobretodo los ejercicios que se proponen en el libro para el séptimo mes van relacionados con miedos que suelen aparecer cuando se va acercando el momento del parto, entre ellos la inseguridad y falta de confianza y estos ejercicios van destinados a ayudar a superarlos.

A continuación os dejo con el fragmento que hemos escogido del libro de Gabriella A. Ferrari:

“El temor de no tener leche es un aspecto bastante difundido, especialmente entre aquellas madres que han sido alimentadas artificialmente o que se han implicado demasiado en la historia de las experiencias dolorosas y traumáticas de alguna amiga.

A continuación te propongo una visualización que tiene la finalidad de eliminar definitivamente este temor y reforzar tu innata capacidad de alimentar a tu hijo.

A veces, en los cursos de educación prenatal, son las propias madres quienes proponen los títulos de algunas visualizaciones específicas. La que se expone a continuación se denomina “Leche a gogó” y va precedida de una técnica de relajación que se debe realizar en posición supina o de lado (***Relajación del clic cloc).

VISUALIZACIÓN “Leche a gogó” (Este ejercicio de visualización puede grabarse y practicarse con la grabación.)

  • Imagina una puerta cerrada. Es una puerta antigua y robusta, de madera buena y oscura y de gran tamaño…, en ella hay recortada una hermosa figura femenina, sentada en la punta de una roca…, entre los brazos sostiene a un niño recién nacido, que está chupando la leche de sus senos rebosantes e hinchados…, la mujer tiene el rostro inclinado y sonríe al niño…, en la parte superior una aureola de luz parece protegerles…, y detrás de la mujer, brota de las rocas una cascada que forma un riachuelo a sus pies.

  Contempla la belleza de la imagen, que parece viva, y descubre sus detalles…

  • Ahora apoya la mano sobre el tirador de la puerta que se baja fácilmente…, empuja y ésta se abre y te ofrece un luminoso paisaje natural…, es muy bonito…, verdes colinas se suceden hasta el horizone…, los prados floridos, acariciados por una brisa ligera, palpitan bajo el sol…
  • Un sendero ante ti te conduce a un grupo de árboles, a los pies de una colina…, es de tierra batida…, síguelo…, mientras caminas sientes el calor del sol en la cara y en los brazos… El aliento de la brisa entre los cabellos…, el perfume ligero y delicado de las flores y de la hierba…
  • El sendero se adentra en el bosquecillo y entras en una zona moderadamente sombreada…, una alfombra de musgo amortigua tus pasos…, se oyen alegres, los cantos de algunos pájaros entre las ramas…, los perfumes son los del almizcle y de las acacias en flor…
  • Caminando lentamente por el sendero, empiezas a oír un sonido ligero de agua que fluye…, cada vez lo oyes con mayor claridad…, el camino termina en un claro del bosque…, es un lugar hermosísimo y encantado…, hay rocas de las que brotan chorros y forman una cascada que a su vez forma un riachuelo…, que se desliza hasta los pies, luego hace una curva y prosigue entre los árboles…, es agua purísima de manantial…
  • Camina hacia ella siguiendo el riachuelo…, ahora el agua está delante de ti…, quítate la ropa y colócala sobre el prado…, estás completamente desnuda bajo el sol…, métete en el riachuelo…, el agua te llega a los tobillos y está fría…, ahora estás delante de la pequeña cascada…, acércate hasta tocarla…, mójate las piernas…, el vientre…, los hombros y los brazos…, los senos…, la cara…, un escalofrío te recorre de la cabeza a los pies…, continúa arrojando agua sobre tu cuerpo aunque te ponga la piel de gallina…
  • Te estás acostumbrando…, acércate extendiendo los brazos y deja que el agua fría y pura se deslice por tu rostro, por tu espalda y por todo tu cuerpo…, es como un latigazo…, esta agua mágica te lava de pronto toda vía negativa…, es una purificación que regenera profundamente tu emergente feminidad…

Ábrete y deja que el agua milagrosa te recorra, también internamente, de los pies a la cabeza, disoliendo cualquier tensión…, cualquier duda…, cualquier conflicto…, cualquier recuerdo negativo…, cualquier obstáculo…

Es como si te hubieses convertido en esa agua que fluye y se transforma en riachuelo…

  • Ahora vuelve al prado…, estírate al sol, sobre tu ropa extendida como una sábana…, siente cómo tu cuerpo mojado y gélido se estremece…, la piel de gallina…, cómo los pezones se erizan y endurecen, y te producen una fuerte sensación…
  • Concéntrate en tus senos…, siente cómo el calor del sol los acaricia, calentándolos plácidamente… Su luz penetra en profundidad, iluminándolos…, tus senos se endurecen y se llenan de luz…

Mira cómo se abren tus conductos de la leche…, el líquido nutritivo, blanco y fluido, empieza a subir abundantemente hacia los pezones…, mira cómo brota en dos arroyos.

Observa con alegría cómo tus senos perfectos y sanos producen un chorro continuo de buena leche que fluye copioso por ambos pezones…

Repite mentalmente a cada inspiración:

“De mis senos perfectos…” 

y suspirando a cada espiración:

“…sale leche rica y abundante”.

…………………………………………………….

Continúa así hasta alcanzar una sensación casi de omnipotencia. Repite cada día esta visualización hasta que te sientes en condiciones de alimentar a tu hijo durante todo el tiempo que él quiera.